ENVÍO GRATIS EN PEDIDOS MAYORES A $899

SPM: Síndrome Premenstrual

El síndrome premenstrual (SPM) es una serie de síntomas físicos y emocionales presentes entre algunas horas, días o semanas antes de que comience la menstruación, y usualmente desaparecen en los primeros días de sangrado.

Entre un 20% - 40% de mujeres y personas menstruantes en edad reproductiva presentan síntomas del SPM. Con mayor frecuencia quienes:

  • Están en un rango de edad entre los 30 y 40 años.
  • Por lo menos han tenido un hijo
  • Están por comenzar la menopausia  ➡️  En esta etapa los síntomas pueden llegar a empeorar. 

 

 

Algunos de los síntomas premenstruales más comunes pueden ser:

  • Dolor de cabeza
  • Irritabilidad
  • Cambios de humor
  • Antojos
  • Mayor sensibilidad en mamas
  • Estreñimiento o diarrea
  • Cansancio
  • Altibajos en el estado de ánimo
  • Sentimientos de tristeza o ansiedad...entre muchos otros. 

El SPM puede estar relacionado a múltiples factores biológicos y psicológicos, por lo que no existe una razón en específico por lo que pueda presentarse. Entre las causas más comunes se encuentran el desequilibrio hormonal, predisposición genética, déficit de vitaminas, hábitos alimenticios, hábitos de descanso e incluso el uso de anticonceptivos hormonales.

Como aún se desconoce una causa en concreto por lo que se pueda dar el SPM, no se conoce un remedio específico para combatir el síndrome premenstrual. Lo que se recomienda es poner especial atención a los síntomas y realizar los cambios pertinentes en la rutina o hábitos diarios para combatir ciertos malestares. Por ejemplo, si se presenta inflamación en el vientre, se recomienda realizar mayor actividad física, beber más agua o tisanas desinflamantes, evitar alimentos inflamatorios como el picante, comida procesada, café, alcohol, etc. 

Encontrar un sano balance entre la comida, la actividad física, el descanso y la estabilidad emocional, es primordial para el cuidado premenstrual. 

Los síntomas premenstruales pueden presentarse de forma ligera a muy severa. Si presentas síntomas a lo largo de tu ciclo menstrual que no te permiten continuar con tu rutina diaria: NO ES NORMAL. Te recomendamos darle un seguimiento de tus síntomas en un calendario y posteriormente consultarlo con un especialista de confianza para poderlo tratar.

Observar, analizar y cuestionar los cambios físicos y emocionales a lo largo del ciclo menstrual es una parte fundamental del autoconocimiento y el hábito de una menstruación sostenible. 

De tener dudas, acércate a tu ginecólogo(a) de confianza.